martes, 2 de junio de 2015

Natalia Sánchez, actriz de comedia y mucho más...

 
Bajo La Lupa
Nombre completo: Natalia Andrea Sánchez.
Edad: 38 años.
Signo: Géminis.
Lugar de nacimiento: Buenos Aires.
Un actor de teatro nacional: Alfredo Alcón
Una actriz de teatro nacional: Norma Aleandro.
Las tres mejores obras que vio últimamente: “Toc Toc”, “Manzi la Vida en Orsai”, “El Gran Deschave”.
Las tres mejores películas que vio últimamente: “El Lado Luminoso de la Vida”, “One Day”, “Diario de una Pasión”.
Un miedo: La soledad.
Una alegría: mi hija.
Algo que la defina: Pasión.


Infancia.
Desde chica me gustaba actuar, bailar y cantar. Lo hacía en mi barrio en un trailer abandonado que estaba en la calle donde vivía. Lo usábamos de escenario y en casas de amigas también hacíamos obras y recitales. Actuábamos series, películas, clips de música, de todo. Desde Pimpinela hasta “V Invasión extraterrestre”. Además era muy payasa decían mis amigos y mi familia, que en cualquier lado me subía a una silla o una mesa y hacia de Rafaela Carrá. Ya a los nueve años actuaba con un grupo de adultos de teatro de la parroquia, Jesús de Nazaret, en la obra “Frutillitas y los ositos cariñosos” y tenía varios papeles en la misma función. Me encantaba interpretar varios personajes y recuerdo sentía mucha felicidad de poder hacerlo. Las funciones eran en el teatro del Parque Chacabuco y del colegio Bernasconi. Desde muy chica amaba actuar y agradezco haber tenido la oportunidad, desde temprana edad.

Influrencias.
Sin duda, Al Pacino, Robert de Niro, Brad Pitt y Tom Cruise por el lado de los hombres.  Rachel Weisz, Jennifer Connelly, Demi Moore y Angelina Jolie, entre las mujeres.


Pasión.
Lo decidí una vez que nació mi hija a los veinticuatro años. Decidí formarme en teatro y empecé a estudiar. Y por ocho años seguidos, estudié en el San Martín con Peluffo, luego con Luis Agustoni, Claudio Tolcachir e Inés Estévez. A la vez iba trabajando en teatro, publicidad y algo de TV y cine. Cuando terminé el secundario quería hacerlo pero no hubo apoyo en ese entonces de mis padres y por muchos años no creyeron en que podía hacerlo hasta que se dieron cuenta que era perseverante y feliz siguiendo mis sueños. Hoy en dia ellos están muy orgullosos y mi papá es el primero en acompañarme en los estrenos de las obras en las cuales trabajo. Creo que se dio cuenta de la magnitud de lo que yo sentía el dia que me vio actuar frente a casi treinta mil personas en el vía crucis de la ciudad de Buenos Aires en Plaza de Mayo con Bergoglio presente dándonos la bendición. Ese día fue inolvidable para mí.

Natalia Sánchez como actriz.
Apasionada, soñadora, alegre, perseverante y luchadora.

Trabajo.
La verdad que por ahora no puedo vivir solo del teatro ni de mi profesión de actriz. Ojalá Dios quiera muy pronto pueda hacerlo ya que es uno de mis sueños por cumplir. Mi trabajo fijo es de medio dia en un estudio de abogados de unos amigos, como procuradora, lo que me permite la otra parte del dia y los fines de semana poder trabajar como actriz, como así también tengo la posibilidad de poder pedir algún dia para filmar o lo que sea referido a mi profesión.

“La mujer del bígamo”.
La mujer del bígamo es una comedia típica argentina, escrita por el muy talentoso Jacobo Langsner, nada más ni nada menos que el creador de “Esperando la Carroza”. “La Mujer del Bígamo” sigue esa misma línea, es desopilante y para toda la familia. Es una comedia de enredos en el cual Ernesto, el bígamo, Marcelo Silguero, que además es el director de la obra, se ve en la encrucijada de decidir con cuál de sus dos mujeres se quedará, si con Teresa o con Vera. A partir de ahí se van desatando una serie de enredos donde se van a ver involucrados además de los personajes ya nombrados, Rodolfo y Elvira, que son los amigos de Ernesto y Teresa. Lo que se quiso plasmar, es la comedia típica argentina siguiendo los diálogos tal cual los escribió el autor, solo modificando algunos porque sigue siendo absolutamente actual y cada vez más habitual en nuestra sociedad. Lo que queremos es que el público se sienta, esa hora y cuarto que dura la función, totalmente relajado, desestructurado y se pueda olvidar de la rutina diaria pasando un momento a pura risa

Personaje de ficción: Vera.
Lo fui construyendo a medida que ensayábamos, fue saliendo a partir de haber leído el libreto e ir tomando una idea de cómo sería el personaje de Vera. También de ir siguiendo las pautas a las cuales el director y los asistentes definían a Vera mientras yo hacía mis pasadas en los ensayos. Vera es muy buena, muy inocente, demasiado incrédula hasta el punto que todo eso junto causa simpatía ante el público. No tomé de ninguna persona o personaje en particular, sino que se fue construyendo de a poco, desde su actitud, postura, voz, etcétera.

Dirigida por Marcelo Silguero.
Marcelo es una gran persona y excelente ser humano ante todo, además de un impresionante y talentoso actor y director. Es un gran profesional y a todo lo que se dedica le pone su arte, su pasión, muchas ganas y humildad. Siempre positivo ante todo. Es la segunda obra en la que tengo el placer de ser dirigida por Marcelo y el gusto de poder trabajar con el como actor también. Trabajé con el anteriormente en “Eternos transeúntes”, una obra dramática escrita, dirigida y actuada por Marcelo y ahora en “La mujer del bígamo”, en tan maravillosa comedia en la cual dirige y actúa. La verdad que me siento muy cómoda trabajando con él y estoy muy feliz y agradecida de que me haya dado la oportunidad.

Natalia Sánchez y el teatro.
Mi sueño dentro del teatro es poder seguir creciendo y aprendiendo cada dia más. Poder llegar a trabajar en producciones cada vez más importantes. Quiero expresarme y aprovechar al máximo mi vocación y mis ganas para poder trabajar siempre hasta el final de mis días, porque por suerte no hay edad para trabajar como actriz. La actuación es lo que me apasiona, lo que tanto amo y lo que me hace sentir plenamente feliz.

Por Natalia González para Teatro con Rouge.


No hay comentarios:

Publicar un comentario