lunes, 13 de julio de 2015

Milagros Andaluz, la voz de los musicales infantiles.



Bajo La Lupa:
Nombre completo: Milagros Andaluz de Rosas.
Edad: 28 años.
Signo: Géminis con ascendente en Escorpio.
Lugar de nacimiento: Buenos Aires
Un actor de teatro nacional: Marcelo Savignone
Una actriz de teatro nacional: Marilú Marini
Las tres mejores obras que vio últimamente: “No es mi planeta esta ciudad”, “¿Por qué gritas así?” y “La lechuga”.
Las tres mejores películas que vio últimamente: “Intensa-mente”, “Interstellar” y “Birdman”
Un miedo: Equivocarme.
Una alegría: El sol en un día frio de invierno.
Algo que la defina: Perfeccionista.


Mili y el canto.
Mi vocación nació por el lado del canto. Siempre me gustó cantar y no me costó decidir que eso era lo que quería hacer. Al estudiar comedia musical me encontré por primera vez con el teatro, que nunca me había generado el más mínimo interés. De a poco fui explorando, estudiando con diferentes maestros, diferentes enfoques y animándome a correrme para ser “una cantante que actúa”. Hoy puedo decir que la música y la actuación me apasionan en la misma medida.

Maestros.
No creo poder mencionar artistas en particular que me hayan influenciado en mis inicios. Sí hay una artista que hace unos años me cambió el enfoque. Tuve la oportunidad de ver a Elena Roger presentando su disco “Vientos del Sur”. En el concierto ella alternaba canciones del disco con grandes éxitos de musicales en los que había estado, estaba segura de que al público le interesaba más esto último, incluso daba explicaciones diciendo “un poco lo que les gusta a ustedes y un poco lo que quiero cantar yo”. Yo no la conocía, pero me impactó de tal forma cómo interpretaba las canciones de su disco que justamente me generó lo contrario. Quería escuchar todo lo que ella quisiera contarme. Salí fascinada. Pensé: “esto es realmente ser una artista”. Transmitir.

Miagros y el teatro infantil.
 Audicioné para la compañía de teatro infantil en inglés The Buenos Aires Players. Era la primera vez que hacía una audición y quedé. Trabajé con ellos dos años, aprendí muchísimo y le tomé mucho gusto al teatro infantil.

Que se vengan los chicos.
Cuando los chicos están enganchados es la sensación más increíble del mundo, porque para ellos todo lo que está sucediendo es real. Uno tiene la oportunidad de hacer magia. Cuando la platea no responde solo me generan más ganas de buscar conectar con ellos, miro mucho más a los ojos y trato de traerlos al universo que estamos creando en el escenario.


“La Cenicienta”
Cenicienta es una obra divina, muy dulce y con un gran mensaje para los chicos. Lo mejor que tiene es el elenco, compuesto de personas excelentes, cada uno perfecto para su papel. A Yael Tesouro, la productora y directora, la conocí en la grabación de un videoclip. Tuvimos muy buena onda y quedamos en contacto. Cuando vi que estaba buscando actrices para “La Cenicienta” le mandé un mensaje para audicionar. Ya en la audición y charlando un poco me di cuenta que realmente tenía muchas ganas de volver a trabajar con ella.

Ella
Compuse el personaje partiendo de la base de que Cenicienta esta siempre empujada por su deseo de ser buena, que fue el mensaje que le dejaron sus padres. Teniendo eso en cuenta me dejé llevar por el guión y las improvisaciones que hicimos, permitiéndole reaccionar como una persona normal, y no buscando una princesa perfecta.

Milagros Andaluz
Mi sueño es seguir actuando siempre, tener la oportunidad de encarar diferentes personajes en diferentes marcos, como puede ser el teatro, el cine o la televisión. Seguir creando universos.



Crítica de “La Cenicienta”.

El clásico de Disney vuelve a materializarse en nuestro delicado y admirado teatro independiente. Y en esta ocasión, de la mano de la súper poderosa Yael Tesouro, quien dirige, actúa y produce. Pero ella no es la buena de Cenicienta, sino la madrastra, en el cual encuentra un personaje donde mostrar todo su histrionismo. Del lado opuesto, la sensible y delicada Ella, quien sí hace el personaje de la niña maltratada.

Apuntado a un público infantil, pero con actuaciones que divierten a todos por igual, “La Cenicienta” de Yael Tesouro encuentra en la voz de su protagonista Milagros Andaluz (Ella/ Cenicienta) su punto más alto. Una exquisita voz que eleva la historia y la magnifica. A ella, le siguen las atolondradas hermanastras Rociada y Natasha, el contrapeso ideal para que no sea todo idílico. El príncipe, un gran personaje del actor Esteban Recagno, fiel a los personajes de Walt, egocéntrico e infantil a la vez, es un acierto.

La música original de Pablo Locane es la base necesaria para que Milagros brille en todo momento. Lo mismo con la Madrastra, ya no sin la técnica vocal de Cenicienta, pero con el humor como para enganchar a toda la platea. Los villanos siempre relucen más, pero acá la disputa se cuadraliza, junto con las alienadas hermanas.

Como dato anecdótico, y paralelizando con nuestro ícono femenino Thalia, quien fue la voice over de la villana de “Minions”, la voz en off del Hada Madrina es de la cantante del grupo Eruca Sativa, Lula Bertoldi, quien en su círculo es puro rock. Polos opuestos que se unen por la magia del teatro.

Un vestuario exacto, muy Disney y coreografías divertidas, sobre todo las que realizan las hermanastras.

Una divertida propuesta para estas vacaciones de invierno, con el sello Disney, el código del teatro musical y el talento de nuestros artistas independientes. Para aquellas madres que tienen hijas, la obra ideal.

Entrevista y crítica son propiedad exclusiva de Natalia González para Teatro con Rouge.







No hay comentarios:

Publicar un comentario