jueves, 29 de septiembre de 2016

Graciela Nicola, primera directora mujer de "Marathon"


Bajo la lupa.
Nombre completo: Graciela Nicola
Signo: Libra
Lugar de nacimiento: Buenos Aires.
Un actor de teatro nacional: José María Langlaise (ya fallecido) y Gustavo Garzón.
Una actriz de teatro nacional: Edda Díaz.
Las tres mejores obras que vio últimamente: "Terror y Miserias"(B. Brecht) montada por un grupo chileno bajo la dirección de Orlando Contreras; "El comité de Dios" y "Marathon"(que pude ver el sábado 17 y simplemente disfrutarla como público).
Las tres mejores películas que vio últimamente: “Blue Jazmin”, “Ben Hur” y “Relatos Salvajes”.
Un miedo: La pérdida de un ser querido.
Una alegría: Que mi familia esté unida y en paz.
Algo que la defina: Realmente no podría ser genuina al definirme con algo ¡¡todos somos tantas cosas juntas!! podría mencionar algo como "obstinada en lo que creo".

La danza como origen.
Creo en los genes que se heredan. Mi bisabuelo fue el director de la filarmónica de Firenze y maestro de música del tenor italiano Beniamino Gigli. Mi madre es escritora y bailó muchos años danzas españolas tocando aún hoy maravillosamente las castañuelas. Yo de niña "bailaba" por todos lados y un día, a los seis años, encontré un vestido de raso verde de mi abuela que me maravilló, y eso bastó para armar “una obra" en la vereda de mi casa. No recuerdo que se me ocurrió hacer pero puse a actuar a mi hermana y a una vecina. Sentía gran placer por bailar y Dios quiso que aprobara el ingreso al Colón, donde me formé como bailarina.

Artistas.
Sin duda, mi primer maestro en el Teatro Colón, Jorge Tomín, fue mi mayor influencia. Por ese entonces además era el director del cuerpo de baile. Artista ruso exiliado en Argentina. Me "acunó bajo su ala", confió en mí y me subió por primera vez al imponente escenario de nuestro primer Coliseo a mis doce añitos, interpretando "las pequeñas esclavas" en la ópera “Aida”. Creo que nunca le pude hacer un reconocimiento y aquí van mis honores para ese gran maestro que ya no está entre nosotros.

Graciela Nicola como directora.
Alguien que trata de sacar lo mejor del artista que le toque dirigir.

Método “Del movimiento a la palabra”.
En mis años de experiencia fusionando la danza con el teatro, pude comprobar que me era más fácil trabajar un texto con un bailarín que tratar de "mover" a un actor que nunca hubiera explorado el teatro físico. Comencé a desarrollar talleres en los cuales a través de la máscara corporal surgiera la musicalidad del texto.En primer lugar me gusta explorar como se mueve el personaje y luego como habla.

“Marathon”.
“Marathon” es una obra compleja con muchos personajes, mucha simbología y muchas y diversas aristas para tratar. Al momento de montarla, tuve que detenerme a pensar cuáles eran aquellas cosas que más me impactaron y trabajar sobre ellas ya que de hacerla completa tendría una duración cercana a las tres horas y esto no resulta viable para el teatro independiente y el público actual. Decidí hacer énfasis en el afán de competencia que tiene el ser humano, la necesidad de ser aceptado "por ser el mejor", las miserias que "flotan" con tal de ganar y muchas veces hasta perder la dignidad sea por voluntad o necesidad."Marathon" es el equivalente a un reality televisivo de estas épocas como también en la época de los reyes franceses, donde el pueblo pagaba una entrada para ver desayunar a sus monarcas o el gran circo romano en donde se disfrutaba de gladiadores luchando "a vida o muerte". Podría decirse que el lenguaje utilizado para esta puesta en escena es sin duda el expresionismo, ya que se priorizó de manera subjetiva la expresión de los sentimientos más que la descripción objetiva de la realidad de cada personaje.Es una obra en continuo movimiento donde lo visual cobra el mismo valor que lo que se dice con la palabra. La música acompaña casi toda la obra. El elenco se dispuso desde un principio a trabajar este género con suma generosidad.

Movida Teatral de las Dos Orillas.
Es un Movimiento artístico Cultural que nace en principio para fusionar el teatro Rioplatense, pero a estas Dos Orillas ya han sumado Chile y Francia. Son jornadas de talleres y obras teatrales que se ofrecen en forma libre y gratuita para todo aquel que quiera participar y no solo "para quien pueda". Nos acompañan artistas y docentes de amplia experiencia como Gustavo Garzón, Edda Díaz, Lito Cruz, Mosquito Sancineto, Sandra Zúñiga y Corinne Mainier (Liga Nacional de improvisación francesa) entre muchos otros que han pasado en estos años. Durante estas jornadas conviven hablando un mismo lenguaje desde el actor formado, el artista callejero hasta el empleado de una tienda que simplemente viene a ver "de que se trata". Todos coinciden que es "una semana para llevar en el corazón". La Movida ofrece un amplio abanico de distintas disciplinas y técnicas teatrales. Este año se llevará a cabo del 9 al 12 de noviembre en el Centro Cultural Haroldo Conti. “Marathon” integrará el cronograma de este prestigioso evento el 10 de noviembre a las 20hs.

Sueños.
Por un lado que la gente consuma menos redes virtuales y vaya más al teatro, una expresión viva y compartida en el "aquí y ahora". Por otro lado, sueño con el verdadero apoyo institucional y empresarial para poder llevar a cabo la actividad teatral sin tener que “mendigar" y que el artista pueda cobrar por esta actividad lo que realmente merece.


Crítica de “Marathon”
"Marathon", obra de Ricardo Monti escrita en 1980, habla sobre un concurso de baile que se realiza entre varias parejas durante un tiempo prolongado, hasta que el ganador, venza al cansancio y por ende, a sus contrincantes.

Dirigida por Graciela Nicola, ni su costado feminista pudo sacarle el machismo que impera en tal concurso, como así también en la época, ya que la obra está situada en 1930. El hombre y su acompañante: anónima, insignificante, en las sombras. Las mujeres estábamos para apuntalar, para el papel secundario. Y así también lo muestran las cinco parejas concursantes.

Gabriela Venturini es la prostituta; Ema, la mujer apagada; Paula Gabriela Eiriz, la musa y puntal de un poeta venido a menos, Mariela Betania, la oportunidad de progreso de un don nadie y Johanna Fuertes, la esposa de un enfermo terminal que lucha por su casa propia. Planteado el juego, el Animador, en un papel brillante de Alejandro Stordeaur, es el árbitro que pone autoritariamente las reglas. Un juego, una mentira o una ilusión, las parejas bailan y van viéndose las miserias ajenas y propias. Sobre el final, Julieta Oliva en su rol de ángel y diablo, brilla. Tal vez, unas de las mejores performances.

Gran trabajo de Graciela Nicola como directora, para una puesta que podría pecar de antigua, aunque divertida y enérgica. Importante el vestuario, muy adecuado, sobre todo en los personajes de femeninos.

Entrevista y crítica son propiedad exclusiva de Natalia González para Teatro con Rouge.





No hay comentarios:

Publicar un comentario