lunes, 19 de septiembre de 2016

Maira Riglos, la nueva cara del teatro clásico independiente



Bajo la lupa.

Nombre completo: Maira Riglos.
Signo: Virgo.
Lugar de nacimiento: Lincoln. Provincia de Buenos Aires.
Un actor de teatro nacional: Ricardo Darín.
Una actriz de teatro nacional: Cristina Banegas.
Las tres mejores obras que vio últimamente: “Red”, “Le Prenom” y “El loco y la camisa”.
Las tres mejores películas que vio últimamente: “El ciudadano ilustre”, “El secreto de sus ojos” y “Palmeras en la nieve”.
Un miedo: El olvido.
Una alegría: Mi hijo Hilario.
Algo que la defina: Honestidad.

Teatro desde siempre.
Un compañero de trabajo que hace teatro hace muchos años fue quien me motivó a estudiar. Me habló tanto de lo feliz que se sentía que sentí curiosidad. Me animé y fui con él a una clase abierta y me quedé. Creo que es la mejor manera de sublimar las tensiones a que nos sometemos diariamente, hacer teatro para mí es una búsqueda muy personal, es una forma de distensión interior. Marlon Brandon y Meryl Streep son los dos artistas que más influyen en mi vida.

El teatro.
No vivo del teatro pero sí amo al teatro. Hago maquillaje artístico y social, lo cual ayuda a mantener la familia. Además de actriz del GITE también hago el maquillaje en el grupo.
Maira Riglos Make Up.

Teatro independiente.
Me gusta la autogestión, no depender más que de vos y de tus compañeros, es una realización personal. El éxito o fracaso de un proyecto depende de uno. No me gusta la falta de profesionalización de algunos de mis colegas.

Darío Portugal Pasache, padrino artístico.
Mi amigo que me llevó a hacer teatro también me llevó a un casting que estaba realizando el director Darío Portugal Pasache para un determinado personaje de la Comedia dell arte. Temblaba cuando llegué, no conocía nada de esa técnica, escuché la propuesta, me interesó y para mi sorpresa inmediatamente nos pusimos a improvisar, no me preguntó experiencia ni nada, me transmitió confianza con su metodología de trabajo y sobre todo seguridad, al terminar el ensayo me preguntó si me quedaba y yo gustosa dije que sí, mi amigo no quedó y tuve miedo, dudas, no conocía a nadie del grupo, respiré profundo y decidí quedarme y no me arrepiento. Me gusta la estética que maneja el grupo, tiene fundamento teórico y práctico, no es descabellado, sabe lo que hace y eso no lo discuto y me entrego de lleno al trabajo. 

Segunda parte.
“El avaro” es la segunda obra que estamos trabajando del actual ciclo Moliere, y desearía terminar el ciclo entero; seguimos investigando desde lo actoral y desde el texto, hay una propuesta innovadora, no hacemos teatro histórico, a la manera tradicional, pero tampoco puestas de versión libre. Creo que el término “revisita” a lugares de la dramaturgia clásica a través de acontecimientos contemporáneos es una excelente propuesta, el público ya lo aceptó y nos felicita, poco a poco la crítica la está asimilando y estamos logrando éxitos.   

“El avaro”.
“El avaro” es una hermosa historia de amor, lástima que se cruza el dinero en el medio y termina de arruinar todo, pero a la vez es el dinero el que nos deja felices a todos. A los que se aman mutuamente y los que aman al dinero. “El avaro” también es una denuncia de cómo trabaja el sistema judicial y policial, entre broma y broma, funciona como una tribuna denunciando el uso que hace el poderoso del sistema judicial con tal de recuperar su propiedad. Mi personaje es Mariana, la dama de la discordia, pretendida por Harpagón y por su hijo Cleanto. Un concepto que nos propuso trabajar Darío, fue el de “la comedia de las  mentiras”  todos los personajes no son lo que dicen que son, eso nos obligó a trabajar en doble sentido, teniendo al público como testigo cómplice, es el único que sabe la verdad. Y nos obliga a trabajar para que nuestro personaje sea lo más creíble en su mentira. Mi otro personaje es Simonetta, la usurera cómplice del Avaro. Surge de la Comedia dell arte, es una herencia de “Tartufo”, me encanta esa técnica de actuación, le fui tomando el gusto y trato de perfeccionarla.          

2016.
Vengo con todas las pilas puestas, estoy con 220 voltios. Tengo fe en el proyecto y confío que llegaremos a lograr nuestros fines. Por ahora me aboco enteramente a “El avaro”. Una cosa a la vez.  

Crítica de “El avaro”
Incluso en el teatro clásico, la mujer siempre tuvo la menor palabra. Así lo muestra Moliere en su obra “El avaro”, en la que la riqueza y la disputa masculina está por encima de nuestro deseo. Allí está Mariana, quien a pesar de su belleza tiene que ceder ante la voluntad de Harpagón. Como así sucede igual con Elisa, quien a escondidas tiene que vivir su amor por el empleado de su padre. Ambas muestran un poco de lo duro que puede resultar amar al hombre que no cuadra con su “marco social”.

Darío Portugal Pasache, su director, muestra nuestra vulnerabilidad con ellas pero también la oposición, con el personaje de la fiscal, quien enfunda la espada de la justicia y la imparte a su modo. Sadomasoquista, altanera y violenta, para ponerse por sobre la avaricia del protagonista y aquí equilibra el machismo imperante. Una solución fantástica para tal inclinada historia.

Las actuaciones van de menor a mayor y se nota que cuando entran en confianza con el espacio, posterior estudio del público, los actores comienzan a destacarse. Gestos clásicos que se persuaden con la modernidad de los personajes del Cocinero y Flecha, este último interpretado magníficamente por el actor Daniel Cepe.

Darío Portugal Pasache pasa de las cuestiones técnicas y lumínicas para ofrecer una puesta simple, que solo rinde por sus actuaciones y por el mismo texto de Moliere.

Brillantes en sus roles Marcelo Saad, Adriano La Croce y Anny Uderzo como Harpagón, Cleanto y la Justicia, respectivamente. De esa forma y con ellos en escena, “El avaro” es una opción entretenida y amena para asimilar un Moliere. Bien actuada y justamente dirigida.

Entrevista y crítica son propiedad exclusiva de Natalia González para Teatro con Rouge.




4 comentarios:

  1. Idola, merecida llegada al telón, guaye te super quiero, existo totales..

    ResponderEliminar
  2. Sólo te veo en imágenes.Aún no te vi actuar,pero en esas imágenes quietas de tus gestos y posturas se nota a la legua que sos una actriz que ama lo que hace. Muuuucha mierda de dice en estos casos!!

    ResponderEliminar
  3. Sólo te veo en imágenes.Aún no te vi actuar,pero en esas imágenes quietas de tus gestos y posturas se nota a la legua que sos una actriz que ama lo que hace. Muuuucha mierda de dice en estos casos!!

    ResponderEliminar